¿Cómo sujetas tus dipolos?
(Preliminar. Ultima actualización 2006-12-05)

Por Miguel R. Ghezzi (LU 6ETJ)
Hugo Martinez (LU 9DR)
como_sujetas.htm
www.solred.com.ar/solvegj


Mientras realizábamos pruebas de la antena Pamperita (ver artículo sobre ella haciendo clic aquí), surgieron algunos inconvenientes típicos de la RF afectando algún equipo electrónico en el shack; en este caso con el manipulador electrónico del amigo Antonio Pironello (LU 6XQL/D), cuando se operaba en 20 m.
Esta antena tiene la propiedad de estar alimentada por su extremo, por lo tanto la línea de trasmisión coaxil no sale perpendicularmente al centro del dipolo como en los montajes usuales.

La hipótesis inicial de Hugo Martínez (LU 9DR), con quien a la sazón estamos experimentando las posibilidades de esta configuración, era que la trampa de 20 m pudiera tener una impedancia baja, fallando en su cometido de abrir el circuito e impedir el paso de la energía radiofrecuente más allá de su emplazamiento y por lo tanto hacia la línea de trasmisión.
Aunque la trampa inicialmente construida por Hugo no parecía estar "sobrada en ohms", tampoco me parecía que estuviera "corta" de ellos para responsabilizarla del fenómeno.
Horas después, Martínez verificaba con el programa de NEC, MMANA, que efectivamente existía una corriente importante, más allá de la trampa, que le sugería esa posibilidad.

Estas siempre resultan buenas excusas para las visitas y el asalto a las despensas de los colegas, así es que el sábado siguiente cargué a Lucy, la LU 2ET (mi XYL) en la moto (no tanta moto como la de la fotografía de W5DXP...) y partimos hacia los pagos de Moreno donde reside el coleguita.
Luego de sufrir un rato con su computadora de eterno novicio en PC, con su desquiciado sistema de archivos, le referí mi sospecha de que las corrientes que había observado en la simulación, eran corrientes inducidas por la antena sobre los conductores adyacentes a la trampa y no un defecto de sus primorosas trampitas.

La verificación con el programa resultaba muy sencilla: bastaría con separar la porción de conductor que normalmente debía interrumpir la trampa para verificar si la corriente seguía existiendo y ese fue el resultado... Tanto cortando el conductor como aumentando la Z de la trampa a un valor sobradamente elevado, la simulación seguía mostrando la corriente, imperturbable... ella nacía, como supuse, de la inducción natural entre dos conductores colineales adyacentes.

De inmediato caí en cuenta que en la práctica cotidiana acostumbramos a montar las antenas utilizando aisladores en los extremos, los que se hacen firmes a los puntos de anclaje mediante cables o alambres que también son conductores, sin tener en cuenta los efectos de autoinducción de tales conductores con la antena, que, como pronto veremos, los hay y son notables.
El NEC muestra palmariamente que la antena origina importantes corrientes de RF en dichos conductores de sujeción. Naturalmente esas corrientes son dependientes de la longitud y disposición mecánica de los mismos por lo tanto no podemos mostrar todas las variantes aquí. Es de esperar que tales corrientes afecten el diagrama de radiación y la impedancia del sistema (en este ejemplo la variación de impedancia fue 72 ohms a 84, lo cual es prácticamente despreciable).

Veamos los resultados gráficos de la simulación: primero la situación de una antena sujetada con un cabo aislante. Las líneas curvas azules representan la amplitud de la corriente en la antena en función de su posición (no se dibujan los cabos aislantes de sujeción del dipolo en el NEC):

Vemos que la distribución de corriente es la familiar; veamos ahora la misma antena sujetada con cables conductores (con alguna diferencia menor de longitud de ellos para destacar un poco la dependencia de ella), el conductor central (indicado con la línea más gruesa) representa la antena propiamente dicha. Nótese la corriente sobre los conductores de sujeción laterales. Aunque están próximos, no hay conexión eléctrica entre ellos y la antena. También se observa que su longitud es similar a la de la antena misma (cercana a media onda) lo cual refuerza el fenómeno. Además, siendo que la corriente sobre los extremos de los cables dibujados es mínima, sabemos que la tensión allí será máxima, por lo cual si tocáramos esos extremos notaríamos que son "calientes" para la RF).

Veamos algunos diagramas de radiación resultantes de la presencia la corriente en esos alambres: a la izquierda el del dipolo sujeto con cabos aislantes: perfecto como en los libros... a la derecha, el sujetado con alambres por intermedio de aisladores convencionales...

¿Se ve la diferencia?, no es para desesperar, hemos convivido durante años con esta situación sin que ella fuera un motivo de preocupación (ojos que no ven corazón que4 no siente, reza el proverbio...)

Lo expuesto muestra que puede resultar interesante abandonar la práctica de sujetar los dipolos con cables conductores para hacerlo mediante los modernos cabos sintéticos muy resistentes a los rayos ultravioleta existentes en la actualidad, tanto para usos náuticos como en alambrados de campo.


Copyright © 2006 -  Miguel Ricardo Ghezzi - LU 6ETJ - Argentina..


Volver a la página principal